Qué es el Protocolo de Acoso Laboral (PAL) y para qué sirve.

Acoso laboral

Qué es el Protocolo de Acoso Laboral (PAL) y para qué sirve.

El derecho a la intimidad, a ser tratado con dignidad y a la salud en el trabajo son derechos de toda persona trabajadora. En virtud de los mismos, las empresas tienen la responsabilidad de crear y mantener, con todas las medidas a su alcance, un entorno laboral dónde se respeten los derechos de las personas que trabajan en ella.

El Protocolo de Acoso Laboral (PAL) tiene por objeto establecer un procedimiento de actuación ante cualquier tipo de violencia laboral, para que, en el caso de que algún empleado detecte o considere que es objeto de alguna manifestación de violencia laboral, pueda hacer uso del mismo, llevándose a cabo las actuaciones necesarias que esclarezcan la existencia o no de un caso de violencia laboral, con el fin de que,
en caso necesario, se adopten las medidas pertinentes, garantizándose el derecho a un ambiente de trabajo sano y seguro para la plantilla.

Los objetivos que se persiguen con la implantación de un PAL, son los siguientes:

  1. Definir las pautas que nos permitan identificar y valorar una situación de posible acoso para prevenir y evitar que se produzcan.
  2. En caso de que se hubiere producido un posible caso de acoso, contar con un procedimiento formal para evaluarlo y corregirlo.
  3. Informar, formar y sensibilizar a los trabajadores/as de las situaciones de acoso en el trabajo.
  4. Fomentar, mediante campañas de información, formación y sensibilización un buen clima laboral, creando ambientes de colaboración y cooperación en el trabajo, libre de acosos.

Todas las empresas, independientemente del número de personas que tengan en la plantilla, tienen obligación legal de tomar medidas de actuación, protección y prevención frente a cualquier situación de acoso laboral (racial, étnico, religioso, situaciones de discapacidad, edad, orientación sexual, etc…).

Medidas a tomar por parte de la empresa

Se pretende con la prevención, disuadir de cualquier posible intención ilícita y aumentar la sensibilización del personal. La empresa, para ello, deberá tomar medidas y poner a disposición instrumentos para garantizar la implantación dentro de la cultura empresarial:

– Códigos éticos y política activa frente a la violencia de género, donde se promuevan condiciones que eviten el acoso sexual o por razón de sexo.

–  Facilitar los canales denuncias para recibir las reclamaciones de los afectados, con total confidencialidad.

– Elaborar códigos de buenas prácticas.

–  Realizar campañas informativas: charlas, folletos, jornadas, etc.

– Formación específica al personal y de Recursos Humanos para la detección preventiva.

El protocolo de acoso laboral es, por tanto, un plan contra el acoso laboral que contempla aquellas medidas que son necesarias para prevenir, evitar o eliminar cualquier tipo de acoso laboral en la empresa, sea este acoso por razón de sexo, acoso sexual o acoso moral.

 

No Comments

Post A Comment