Qué se considera accidente de trabajo.

Qué se considera accidente de trabajo.

De acuerdo con la legislación se considera que un accidente de trabajo es toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena.

 

También se conoce como accidente laboral, todo suceso repentino que sobrevenga por causa o en ocasión del trabajo, y que produzca en el trabajador una lesión orgánica, una perturbación funcional o psiquiátrica, una invalidez o la muerte.

 

Es también accidente de trabajo, o accidente laboral, aquel que se produce durante la ejecución de órdenes del empleador, o contratante durante la ejecución de una labor bajo su autoridad, aun fuera del lugar y horas de trabajo.

 

Requisitos

 

Por lo tanto, para que un accidente tenga esta consideración es necesario que se den una serie de requisitos esenciales:

 

  • Que el trabajador/a sufra una lesión corporal. Entendiendo por lesión todo daño o detrimento corporal causado por una herida, golpe o enfermedad. Se asimilan a la lesión corporal las secuelas o enfermedades psíquicas o psicológicas. Pero, la lesión no constituye, por sí sola, accidente de trabajo, sino que hace falta otro requisito adicional.

 

  • Que el accidente sea con ocasión o por consecuencia del trabajo, es decir, que exista una relación de causalidad directa entre trabajo – lesión.

 

  • Respecto al régimen en el que el trabajador se encuentra realizando su trabajo, es necesario que el trabajador lo sea por cuenta ajena, o bien, esté dado de alta en la contingencia de accidente de trabajo como autónomo por cuenta propia. También se extiende el concepto a los trabajadores socios de sociedades mercantiles.

 

 

Supuestos

 

Una vez definido, podemos contemplar algunos de los supuestos que estarían considerados como Accidentes de Trabajo, como son:

 

  • Accidentes producidos con ocasión de las tareas desarrolladas, aunque sean distintas a las habituales: Se entenderá como accidente de trabajo, aquel que haya ocurrido durante la realización de las tareas encomendadas por el empresario, o realizadas de forma espontánea por el trabajador/a, en interés del buen funcionamiento de la empresa, (aunque éstas sean distintas a las de su categoría profesional).

 

  • Accidentes sufridos en el lugar y durante el tiempo de trabajo: Las lesiones sufridas durante el tiempo y en el lugar de trabajo se consideran, salvo prueba en contrario, accidentes de trabajo.

 

  • Accidente “in itinere”: Es aquel que sufre el trabajador/a al ir al trabajo o al volver de éste. No existe una limitación horaria pero hay 3 elementos que se requieren en un accidente in itinere:

 

  • Que ocurra en el camino de ida o vuelta, al o del trabajo.

 

  • Que no se produzcan interrupciones entre el trabajo y el accidente.

 

  • Que se emplee el itinerario habitual.

 

Otros supuestos

 

También se consideran accidentes de trabajo los:

 

  • Accidentes en misión: Son aquellos sufridos por el trabajador/a en el trayecto que tenga que realizar para el cumplimiento de la misión, así como el acaecido en el desempeño de la misma dentro de su jornada laboral.

 

  • Accidentes de cargos electivos de carácter sindical: Son los sufridos con ocasión o por consecuencia del desempeño de cargo electivo de carácter sindical, o de gobierno de las entidades gestoras de la Seguridad Social, así como los accidentes ocurridos al ir o volver del lugar en que se ejercen las funciones que les son propias.

 

  • Actos de salvamento: Son los accidentes acaecidos en actos de salvamento o de naturaleza análoga cuando tengan conexión con el trabajo. Se incluye el caso de orden directa del empresario, o acto espontáneo del trabajador/a.

 

  • Enfermedades o defectos anteriores: Son aquellas enfermedades o defectos padecidos con anterioridad, que se manifiestan o agravan como consecuencia de un accidente de trabajo.

 

  • Enfermedades intercurrentes: Se entiende por tales las que constituyen complicaciones del proceso patológico determinado por el accidente de trabajo mismo. Para calificar una enfermedad como intercurrente, es imprescindible que exista una relación de causalidad inmediata entre el accidente de trabajo inicial y la enfermedad derivada del proceso patológico.

 

No Comments

Post A Comment